Thursday, January 31, 2008

POR EL REVES SOMOS DE MENTIRA



Todos a los que de alguna manera el arte les hala de las orejas y los sienta a escribir, a pintar, componer, construir o a lo que sea, les preocupa un tema: LA VERDAD. Y aunque la verdad sea una colcha de retazos, cada artista le aporta al mundo su visión personal de la parte que le toca en ésta película que es la vida. Por eso está claro que un artista es un mirón profesional.

A la fotógrafa gringa nacida en Boston en 1965 Elena Dorfman, su voyerismo le ha llevado a enseñarnos una parte de esa verdad humana a veces extraña e increíble. Durante años fotografió la obsesión de una mujer que vivía su propia muerte: En diferentes lugares de la ciudad, en los suburbios, de distintos modos, siempre muerta y vuelta a morir en cada toma. Luego descubrió mujeres que vivían como hombres, pero sin cirugía, rompiendo códigos sociales y culturales, en un afán por reivindicar un poder, una fuerza y una posición masculina para si mismas, que la sorda naturaleza no les concedió, a pesar de que por dentro eran más hombres que los hombres.

Sus dos últimos trabajos han descubierto a través de las imágenes, el fetichismo y el cambio de papeles como forma de vida. "No estoy segura de que esto sea el lado oscuro del ser humano, pero me permite seguir explorando comunidades de gente que querrían vivir de forma contraria a las reglas de la sociedad tradicional y explorar lo que significa vivir siendo el otro", explica la fotógrafa, habitual en exposiciones del San Francisco Museum of Modern Art y galerías de Nueva York o Chicago.

En su polémica serie "Still lovers" (de la cual son las imágenes que ven arriba), fotografió hombres y mujeres reales que conviven, duermen, ven TV, e incluso establecen relaciones sentimentales con muñecas hiperrealistas de tamaño natural. Es la visión del hombre o la mujer modernos, que añoran una relación armónica, pacífica y feliz, y descubren en estos juguetes un compañero ideal que no piensa, no habla, no pide nada a cambio, no discute nuestros puntos de vista y simplemente hace lo que mejor sabe y lo único que su usuario necesita: Estár ahí siempre.

En "Fandomania", cuyas imágenes se exhiben hasta el 23 de febrero en la galería Cámara Oscura de Madrid, Dorfman se adentra en el mundo de los cosplayers (de costume: disfraz y play: juego), una tribu urbana derivada del Japón setentero, que se disfraza como los héroes de cómics manga y anime.

"Me enteré del mundo de los cosplayers a través de un amigo de la comunidad de las muñecas. Ambos grupos comparten el amor por Japón y la cultura pop japonesa, que es donde se originó todo. California tiene unos lazos muy fuertes con Asia, así que fue fácil encontrar convenciones de cosplay. Cuando acudí a la primera concentración, me sentí inmediatamente atraída por ese teatro del absurdo, el ambiente carnavalesco y la absoluta libertad de expresión que exhibían sus personajes", describe Dorfman.

Ante su objetivo han desfilado lolitas góticas, sombrereros locos, princesas, elfos, hadas..., chicos que se disfrazan de colegialas y mujeres que adoptan posturas dominantes en un festivo intercambio de papeles, siguiendo series de animación. La fotógrafa decidió retratarlos fuera de contexto, sobre fondo negro y bajo una cierta luz de irrealidad que los desnudaba como personas. "Mis retratos de cosplayers nunca tuvieron la intención de documentar las actitudes que defendían o quiénes eran como personaje. Mi idea era descubrir a la persona real debajo del disfraz y trabajar con esas dos personalidades".

Muchos de los protagonistas de "Fandomanía" no miran directamente a la cámara, sino que se ausentan en su propio mundo mientras son fotografiados o se comportan como lo haría su papel. Algunos, como Amarant Coral o la Princesa Garnet (extraídos de Final Fantasy) interpretaban todavía su personaje, combativo o lánguido, ante la fotógrafa, que en todo momento quiso resaltar el esfuerzo (los disfraces suelen ser hechos a mano por el propio cosplayer) que implica esta tribu. "Para mí, la belleza de sus disfraces y el fervor de su autoexploración a través de su personaje elegido era poética. Situarlos bajo una caja de luz, sobreexponiendo su belleza y su trastorno de personalidad, era una forma de hacer un homenaje a su particular forma de vida", afirma la fotógrafa.

A veces este blog se me antoja como un atrio sin iglesia, desde donde unos cuantos lanzamos al aire consignas olorosas a naftalina, o una pequeña parcela desértica donde sembramos nuestros desesperados gritos de auxilio. El arte no deja de señalar en cualquier parte del planeta, lo poco que queda de los hombres de carne y hueso y su proceso evolutivo que ya no tiene que ver con las células, ni con la materia, sino con un clon prefabricado por nosotros mismos para funcionar en nombre nuestro.

Hoy en día la felicidad es de plástico. Qué piensan ustedes?

5 comments:

Edwin said...
This comment has been removed by the author.
Mario Gallo said...

La felicidad? Qué es eso?

Un saludón

Anonymous said...

Marta: En los no muy lejanos setentas y en los relativamente recientes ochentas se escuchaban algunas melodias referentes a las chicas (y por extención referentes tambien a los chicos) plasticos. Probablemente no con la connotación del artículo, sus fuentes y referencias, pero si respecto de la visualización de una vida superficial y egoista de un número cada vez mayor de seres humanos, hoy más vigente que nunca. Por suerte existen seres que aprecian la naturaleza en toda su extención, incluyendo los seres humanos y la implicación de su compañía. Cordial saludo

Carlos H.

reinadanzante2004@yahoo.com.ar said...

Hola!!! La felicidad somos nosotros!! una flor y su perfume, un día con sol y pajaritos cantando en un árbol, mirar el mar, un río, sentir que alguien nos ama... no llenemos de plástico algo tan bello como la felicidad... un abrazo, y seamos positivos en este mundo plastificado... Bss. Silvia

mia said...

a ver a ver

yo intento escapar

y me junto con materiales

más nobles,rocas,maderas

´flores,bichos o piedras

y huyo es cierto,del plástico

y encuentro gente como tú

y me creo que estoy salvada!

precioso blog

♥♥♥besos♥♥♥