Sunday, October 21, 2007

SI ES ASUNTO TUYO

Doce millones de habitantes de una ciudad china llamada Shenzhen cerca de Hong Kong, serán los “afortunados” portadores de una tarjeta de identificación “inteligente”, que suministrará datos exactos de su propietario: Desde dirección, teléfono, cargo que desempeña en el trabajo, antecedentes penales, historia clínica, religión, aficiones, y si se descuidan, hasta podrán contar las veces que el sujeto no llegó a tiempo a la casa porque se demoró el tren o porque andaba poniéndole los cuernos a la esposa, con quién, dónde y durante cuantos minutos.

Y adivinen de quién fue la idea?

La cosa es así: Un día de nubes grises en el cielo, los gobernantes de un enorme país llamado China, se sintieron cansados de enviar dinero y destinar tantos recursos para prevenir actos delictivos cada vez más frecuentes en las ciudades de su reino. Todo por culpa según ellos de los campesinos, que ya no quisieron quedarse a esperar los beneficios del comunismo en sus potreros, sino que se fueron a buscarlos a las ciudades, y descubrieron que la clave del juego era la palabra COMPARTIR: Compartir la pobreza, el hambre, las enfermedades, y todo lo demás que se pueda dividir y subdividir por si mismo en la carencia por supuesto, porque la abundancia no es socialista, ni capitalista, ni religiosa, ni nada.

Entonces, aparece el capitán América, y decide ponerle orden a tanto chino desparramado por todas partes y le ofrece a los honolables jefes del gobielno, un sistema basado en un software americano que, con el apoyo de 20.000 cámaras de video y un potente chip en la tarjeta de identificación -también gringos-, puede detectar hasta los pecados cometidos y por cometer de los desdichados en cuestión.

Tal como informa el New York Times, este 'software' puede identificar las caras de los viandantes, reconocer a los sospechosos fichados por la Policía y detectar comportamientos inusuales. No obstante, el control de los residentes irá más allá, de hecho, será obligatorio portar la dichosa tarjeta de identidad y su potente 'chip', según cuenta el diario.

Y como dice Gustavo Courault, fuente de esta nota, no se sabe al fin de cuentas de qué se trata este asunto, si de una forma nueva de prevenir los delitos, o de un atropello descarado contra los derechos civiles de los ciudadanos. Mejor dicho, en esta película el audio no va con el video. Es cierto que por allá sucede lo que la inmortal Celia Cruz cantaba a grito pelao “No hay cama pa´tanta gente”, pues cada año, según datos oficiales, 10 millones de chinos emigran de los campos a las ciudades y esto ha repercutido hasta convertirse en un asunto de seguridad. Pero no es posible que con esa disculpa, se viole el único derecho al que un pobre en este valle de lágrimas no puede renunciar, y cualquier gobierno del mundo está en la obligación de garantizar: El derecho a la individualidad y de paso a la intimidad.

En todo caso, la cosa no termina ahí, según el citado Times, la idea es que si la teoría de semejante solución funciona en la práctica tal como se espera, el sistema podría ser aprobado para implementarse en el resto de la nación.

Yo nada más me pregunto, ¿Quién sale ganando en este negocito ah? Y cómo es posible que suceda algo así y no digamos ni “pío”. Me acuerdo de una historia macabra que contaban en la época nazi: Un día invadieron el país vecino, pero como no era el nuestro, nadie dijo nada. Otro día se llevaron al alcalde del pueblo del sur, pero como éramos del norte no dijimos nada, después desapareció el padre de mi jefe, pero como no era mi padre, no dije nada… hoy que vinieron por mí, nadie dijo nada.

5 comments:

Mario Gallo said...

Amiga: Hablas de derechos individuales o derecho a la intimidad. Pero eso, ¿realmente existe? Acá, en Terra Australis, no nos hacen la guerra como en Irak. Aquí las cosas, mientras dormimos o en la vigila, se las llevan con la anuencia de los político. En cuanto a la targeta, en verdad es cara. Yo aprovecharía los celulares, que también tienen chip y el satélite puede rastrearte sin problemas. ¿Cómo que no lo sabías? Tíralo, mujer, tíralo.

Un saludo desde las Tempestades de la Tierra

Verónica Curutchet said...


MARTA QUERIDA,

esta frase en principio me revivió:

" la abundancia no es socialista, ni capitalista, ni religiosa, ni nada."

es decir, me dio como un choque eléctrico. ¡Cuánta verdad!!!

Ya me imaginaba yo que aparecía el capitán América, aunque no te enojes, el Capitán América está bueno y este engendro de vaya a saber qué no se le parece (me gustan aún los dibujos animados, jejeje)

Me parece una atrocidad.

Dicen que en algunos años todos llevaremos un chip bajo la piel (cosa de locos), a mí primero me tendrán que agarrar porque no me pienso dejar, en fin, que quiero ir al baño sin que el resto del mundo se entere que estoy allí y que la naturaleza me ha llamao...

Yo creo que es lisa y llanamente un ATROPELLO DESCARADO A LOS DERECHOS DE TODOS LOS CIUDADANOS SEA CUAL FUERE SU NACIONALIDAD, PAIS DE RESIDENCIA, RAZA, CREDO O RELIGIÓN.

El derecho a la intimidad y a la privacidad para los Estados Unidos NO EXISTE. Recuerda aquella dichosa ley..... que sacaron con toda la excusa esta de la guerra, en fin..... Que ya se dejaron avasallar y ahora no hay vuelta atrás y van por más. Eso es seguro.

Y como bien decís: además de que nos quieren meter el dedo en el culo (a los chinos ya se lo metieron), es un NEGOCIO MAYÚSCULO, no hay dudas, no?

UN BESO MARTHA
SEGUIMOS EN LA LUCHA

BESOS
Verónica desde El Mundo de Wilhemina Queen.

Verónica Curutchet said...

MARTA:
Tengo una sorpresita para vos, pasate por El Mundo de Wilhemina Queen.
¡Millones de besos!!!

dicky said...

"Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí"

Eso lo escribió 1945, Martin Niemoeller un pastor protestante alemán que por su resistencia al nazismo sufrió los campos de concentración, y es una frase en muchas ocasiones atribuida erróneamente a Bertold Brecht.

Este poeta alemán sí que escribió esa frase que te la mando dedicada: "Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles."

Ronald Rosales said...

Hola amiga marta,antes q nada para decirte q aqui en miami se te extrana y mi comentario sobre este te mas es simplemente de terror de perder una de las pocas cosas q al ser humano le queda y es la privasidad esa que nos hace ser unicos unos de otros, tal parece que hoy empieza en china y manana estara en todo el mundo y nadie quedara al margen de esta tecnologia y es ironico porq ami me facina la tecnologia apesar de q poco a poco nos esta separando.
Bueno amiga un beso y que todo te salga bien en colombia como te dije aqui en miami se te extrana besos