Wednesday, August 27, 2008

EL MUNDO AL REVÉS

Una buena mañana soleada, con esos soles napolitanos de la Italia bohemia, soles que reblandecen la cabeza de los más testarudos y alcanzan la calva de los curas que se levantan con el alba. Soles mediterráneos que colaboran con el recalentamiento de nuestro querido planeta y de los pensamientos de algunos por estos días.
Claro, éste es un sol muy particular, ustedes pueden imaginar lo que se sufre en la Costa Azul, el trabajo arduo de un sacerdote con una parroquia blanca que mira al mediterraneo mientras reza avesmarias rodeado de monjitas que le preparan pasta al burro y escancian sus jarrones saturados de Chianty para calmar la sed que lo devora.

Nooo, que vida tan complicada, cómo quisiera yo fundar una comunidad parecida. Hacer mis oraciones mañaneras en un risco salvaje donde las olas rompen sus disgustados ímpetus. Manejar un camión que tose y escupe en cada curva y cantar mis alabanzas a la buena muerte a ritmo de acordeón, recostada en alguna esquina de la plaza principal del paisiño como dicen allá.

El problema es que esa tormentosa vida parece afectar el cerebro a los desdichados que la padecen. Para la muestra el botón del padre Antonio Rungi, sacerdote y teólogo italiano que lanzará en Septiembre vía blog una convocatoria para la elección de “MISS SISTER 2008” a la cual se pueden inscribir las monjas que consideren que tienen los suficientes atributos terrenales como para hacerse acreedoras a la corona. Con esto “desea darles más visibilidad dentro de la Iglesia Católica, para combatir el estereotipo de que todas son viejas y severas”. "No vamos a hacer desfilar a las monjas en traje de baño", subrayó el domingo el padre Antonio Rungi vía telefónica desde su poblado de Mondragone. "Pero ser fea no es un requisito para convertirse en monja. La belleza externa es un regalo de Dios, y no debemos ocultarlo, las monjas están un poco excluidas, están un poco marginadas en la vida eclesiástica”.

Con tan luminosa idea el mencionado clérigo pretende promover el trabajo de las hermanitas y de paso hacerle propaganda a la aporreada imagen de los religiosos modernos que por conocidos escándalos han ocupado primeros lugares en las noticias mundiales.

En fin, le abono al padrecito el deseo de promocionar a las religiosas y dar a conocer sus trabajos en la comunidad, pero yo me pregunto: Porqué más bien monta una productora de videos y se dedica a filmar películas porno con los sacerdotes vecinos? Quizá sea más rentable y pudiera colectar fondos suficientes para reconstruir iglesias, conventos, seminarios, montar uno que otro comedor comunitario que condujeran con toda diligencia las monjitas que quiere sacar del anonimato, o tal vez mucho mejor, establecer un programa de becas para que las más inteligentes se vayan a preparar y regresen a aportar sus recién aprendidas destrezas a la comunidad que las patrocinó con la compra de las películas en cuestión.

Cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa. Ustedes podrán llamarme anticuada si quieren, pero caramba, monjas en reinados de belleza es como hacer una fiesta de ladrones en las oficinas del tesoro o una convención de vegetarianos en un rodizio. Por las razones que sea, hay límites que valdría la pena considerar. Si es que realmente todavía tiene algún sentido dedicarle la vida a Dios y a una vocación de entrega al servicio del prójimo más allá del comercio y sin terminar convertido en una marca promocional por muy buenas intenciones que sean las que nos impulsan.

En virtud de esta novedosa teoría propongo que las funerarias promocionen sus eficientes servicios lanzando un concurso para elegir al muerto más sexy. Los hospitales compitan por el enfermo más apuesto y las cárceles de máxima seguridad elijan al asesino más tierno. Inventémonos un Oscar para premiar éstos genios creativos. O un una categoría nueva del Novel para condecorar a los violadores que se porten bien cuidando niños en un jardín infantil. Mejor dicho amigos, apague y vámonos que este mundo se está acabando.

9 comments:

pontemar said...

Sinceramente creo que la idea no es acertada. Primero, porque va contra la esencia misma de muchas órdenes religiosas: Quién ha elegido la "invisibilidad", vivir en un convento de clausura, no puede luego pretender la "visibilidad" por medios poco serios y tampoco creo que estén dispuestas a esa pantomima.
Y segundo porque hacer visible a una mujer por las dotes de su belleza es entrar en un juego un tanto peligroso para la mujer, es rozar la línea de la conversión en objeto, lo cual tampoco es aceptable..
Nicolás.

Anonymous said...

Tendremos que ver dicha convocatoria para poder dar vuestros votos y elegir con todas las de la ley....mi voto ya es para la hermana que habeis puesto de entrada joder !!!
Un abrazo desde la madre patria.

enrique estrada said...

Realmente es una idea ridícula, pero tampoco propondría que los curas hiceran pornografía, con la pederastia y simonía actual es más que suficiente. Se que la intención es ironizar la ocurrencia, pero hay que hacerlo con estilo, creo yo.

Anna Bolena Meléndez said...

Hola Marta!!!! Como siempre leyendo tu blog que me llena de cosas nuevas!!!
Qué te puedo yo decir.... Nací en cuna católica, apostólica y re mensa... y aunque no profeso mi fe a la parafernalia que le cuelgan a la religión como son los santos, satitos y santotes, sí creo en un ser superior y estoy segura que no está nada contento con el Miss Simpatía eclesiástico. Tienes toda la razón en compararlos con los presos etc... es irrisorio lo que la iglesia adopta como lucha ante el hecho de perder cada vez más adeptos.
Si se supone que la gracia divina va más allá de la frivolidad como lo es la belleza física, no me queda claro qué punto quieren marcar mostrando la monja más buena jajajaja de verdad que estoy SORprendida jajaja.
Te mando un beso y mantén siempre ese buen humor que inyectas en tus escritos.
saludos
Anna Bolena Meléndez

Temujin said...

De verdad hay monjas muy guapas. Yo las he visto, pero hacer un concurso de belleza. Por favor. Esos concursos, con mujeres que no son monjas, por decirlo de alguna manera,estan bastante cercanas a la prostitución. Por que nos venden su cuerpo en imagen, se publicitan y se hace negocio con la exibición de tan bellos cuerpos. Y no es que este en contra de que las mujeres en lugares como lo son las playas y los balnearios exhiban sus cuerpos, bendito dios, si son divinas. Lo que no me parece es hacer negocio de ello. Eso es prostitución. Por lo cual, creo, no son compatibles con las religiosas y los religiosos. Que coincido con Marta, tienen historias sexuales suficientes para editar una biblioteca tan grande como la del congreso de los EEUU

Anonymous said...

Siento decir que estoy seguro de que a los sacedotes no les importa la situación de las monjas. Vaya a saber cuales son los verdaderos propósitos de tan luminosa idea.

Anonymous said...

MARTHICA: DESPUES DE CONOCER AL FUNDADOR O MEJOR COLECCIONISTA DE "POETAS DEL MUNDO", LUIS ARIAS MANZO, CON QUIEN COMPARTIMOS TERTULIAS INOLVIDABLES EN BOGOTA, PASO A FELICITARTE POR TU ARTICULO "EL MUNDO AL REVES". Realmente, muy bueno. Me sentí transportada a mi internado en el Colegio del Rosario de Neira, Caldas, donde las monjas eran verdaderas maestras, consejeras, filósofas y guías en nuestra niñez y adolescencia.- Cuando volví a visitar "mi colegio", una monjita me decía "cómo se ve que eres ex-alumna"; le pregunté por qué? y su respuesta fue: porque todas miran el colegio como si hubieran vivido en un palacio. Realmente así fue y tuve la fortuna de disfrutar de una época incomparable. Para las del "concurso" no habría corona sino mejor una "aureola" a la más "santa". En todo caso, lo mejor es que "las monjas" no se vayan a salir de los conventos porque con este elevado número de solteronas en el mundo, las mujeres tendríamos que declararnos fuera de concurso ante tanta competencia.
Te mando un abrazotote, Bárbara.

Julia Ardón said...

jajajja...No pudo más. Le prohibieron el concurso ya. ¿ viste?

Cariños

Anonymous said...

Si ves? no estamos tan mal despues de todo.
JC