Monday, June 16, 2008

SIN MORBO NO HAY PARAISO

Nuestra querida Miami es una ciudad increíble, llena de contrastes culturales, ideológicos, religiosos y raciales. Con factores que aglutinan una idiosincrasia muy particular, muy latina y muy humana. Quiero dejar claro que por contar con todos esos ingredientes, Miami es un paraíso para mí, esa mezcla rabiosa de tanto carácter la hacen una ciudad que como los grandes amores, generan en nosotros compatibilidades increíbles y a la vez incongruencias difíciles de superar, por lo tanto inolvidables.

Todo este preámbulo es para comentar el estreno de la telenovela de Telemundo: “Sin senos no hay paraíso”, y aquí en Miami sí que el tema se convierte en todo un objeto de reflexión. En esta ciudad en que la estética es un factor preponderante en muchas ocasiones y para muchos de sus habitantes, dada la competencia generada por la connotación light de la ciudad, que aparentemente refleja un ambiente en donde la tanga y el bronceador, el mar, la playa, el sol y el placer, son lo que muchos identifican de ella cuando se menciona su nombre.

En fin, en esta hermosísima Miami consagrada a nuestra señora de la “Claridad del Pobre” -debido a que acá, si nos queda bien clarito las que tenemos que pasar la mayoría de inmigrantes para alcanzar un lugar decente donde vivir, un espacio qué ocupar y el derecho a convertirnos en algo más que un número de seguridad social-, se estrenó esta noche la dichosa serie televisiva.

La historia es una adaptación de la novela colombiana de Gustavo Bolivar: “SIN TETAS NO HAY PARAISO”, que pone el dedo en la llaga de nuestra dolorosa situación social. Aborda la historia de unas adolescentes, empeñadas en encontrar una oportunidad para salir de la pobreza y alcanzar la “felicidad” por medio de la explotación de su cuerpo y la debilidad masculina por las formas femeninas exuberantes. No pienso ahondar en el valor literario de la obra, entre otras cosas porque a mi parecer, explota el tema sin alcanzar a superarlo e ir más allá, hasta convertirse en un trabajo literario que remonte el tiempo y se convierta en lo que todo escritor persigue: Algo digno de recordar. Sin embargo no me cabe duda de que es una buena trama para subir el rating y entretener a los TVnovelómanos latinos. Por supuesto, la versión colombiana, con el excelente talento nacional, logró un estrepitoso éxito en el país, espero por lo menos, que la adaptación de Telemundo no termine en lo que generalmente acaban nuestras novelas por fuera: Un intento de historia que se queda corta y por lo tanto pierde todo su sabor por falta de actores que pasen de ser mucho envoltorio y poco contenido artístico.

No comparto las opiniones de cierta escritora colombiana en Miami, que sobre valora tanto a la novela como al escritor, al punto de considerarlo la gran cosa, estoy más de acuerdo con lo que dice Manuel C Diaz, en “El Nuevo Herald” al respecto; sin dejar de reconocer que es perfecta para venderla a los comerciantes del horario televisivo que no pierden oportunidad para ganar dinero, en este capitalismo sangriento que practicamos en nuestras sacrosantas democracias.
Me causa por demás una sonrisa socarrona, enterarme de que el título de la novela se cambia para no parecer tan vulgar, en una ciudad donde todos decimos “coño”! pero nos parece demasiado brusco “tetas”, entre otras cosas porque creo que la palabra del título, ya nos pone en contexto de la clase de historia que se va a contar.
Es como si algún día -Dios nos proteja y nos agarre confesados-, a alguna programadora extranjera, se le ocurre telenovelizar la obra de Gabo “MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES” y comiencen por cambiarle el titulo por “Memoria de mis chicas malas deprimidas” o algo parecido. Ahí les dejo la inquietud, no se la pierdan y me cuentan.

7 comments:

Anonymous said...

muy bueno^marta^ como todo lo tuyo^^^
m.e.

Anonymous said...

se puede puede llamar a eso un talento de localizacion globalizado? mentira!!!!
buen dato marhta
Juliette

Anonymous said...

esta buenisima la novela !! la recomiendo !! que chicas !!!

Anna Bolena said...

Hola Martha!!! como siempre leyendo lo que escribes y pasando un gran momento con tus palabras.. Debo confesar que en la novela colombiana me quede atrapada... sin tetas me pareció buenisisma, llena de realidad y super bien hecha, bien actuada etc.... no puedo hablar de el libro porque no lo he leido y tampoco es un tema que me apasione como para leer tambien la historia. Quiero pensar que los gringos la van a hacer bien, asi como Ugly Betty que la verdad está fenomenal sin depreciar la colombiana que no esos localismos nos matan de risa... pero espero que en vez de TETAS, SENOS pueda tropicalizar a la cultura americana esto que a mi me parece demasiado la problemática individual colombiana... me tendrás que contar cómo te pareció. Como siempre recibe un beso e mi parte.
Anna Bolena Meléndez

Anonymous said...

lHola Hermosa
Totalmente de acuerdo con la integralidad del artículo. Especialmente toda la razón respecto de la calidad literaria de la novela base del programa de televisión, que sin verlo completo, fue enormemente mejorado por la calidad actoral de quienes participaron en la versión Colombiana. Una cordial y caluroso abrazo, con envidia mia con el sol de esa Miami que tiene la opción de estar permanentemente cerca tuyo.

Anonymous said...

Por que no se si recibiste mis flores?
No me dejes asi, no creas que eso me desanima.
Atte,
B

DarkPoet said...

Beun artículo Marta, me gustó aunque desconozco libro y telenovela, género que quitado de mis intereses hace miles de años, pero vale la pena leerte y verte claro.
Marta, tengo una deuda contigo, no creas que fue negación, fue y es ocupación, muchos viajes dejando mis palabras desparramadas sobre el desierto, pero me haré un tiempo para ese tema.
Un fuerte abrazo para vos.
aldo.-