Sunday, May 11, 2008

PLEGARIA

Madre,
mi perro amaneció muerto y nadie me explicó porqué
mi pueblo es un montón de escombros
y mi ángel de la guarda
quedó pegado en la pared de la alcoba que ya no existe

Porqué todos están callados?
A quién puedo preguntarle por los dias que perdimos
por los surcos que ya no sembraremos
por la escuela
por las palomas que espantadas se fueron de la ceiba

Madre,
tengo un miedo nuevo en el pecho
una rabia sorda en los oídos
una queja muda en la boca
una pregunta sin respuesta en las manos

Enséñame una forma segura de escapar a la tortura de tus ojos vacíos
júrame que tu amor no saltará en pedazos como nuestra casa anoche
cántame antes de dormir una canción con futuro
regálame un motivo para no querer vengarme cuando sea hombre

10 comments:

PrincesaLiz said...

Excelente poema. Muy profundo. Arrancó una lágrima y un suspiro que hizo eco en la habitación en la que me fui al recuerdo.
Gracias por compartirme tu blog.
Un abrazo.
Suerte!

Carlos Anibal said...

Querida hermanita: Esto tan cruel pero tan sublime se llama vivir.
A nuestro lado viajan los asesimos y tambien los angeles.Quienes pesan mas? yo me inclino con los angeles, los otros son circunstancias y consecuencias de nuestro libre albedrio...
Un beso como el del primer momento. Carlos anibal

Anonymous said...

bello,marta
vamos perdiendo trozos de nuestro ser en el camino
a veces me pregunto quien es el encargado de recoger los despojos
un beso
Blanca

Anonymous said...

Acabo de leer tu bella plegaria; la misma confirma el carácter redentor de la poesía.

Recibe un fuerte abrazo de tu amigo que está a tu lado,
Joaquín

María Alejandra García M. said...

Extraordinaria la manera como llegas al dolor sin dejar de lado la dulsura de un niño...Sabes estas palabras brotaron manantial en mis manos...Gracias por escribir así...

María Alejandra García M.
Directora
Fundación Cultural el Laberinto y
Nodo RENATA, Sucre
Subdirectora
Centro Literario el Túnel

Emilce said...

Querida Marta: no tengo palabras para escribir después de tu plegaria que siento en la garganta y en el medio del pecho y que me llega hasta el estómago... tú me entiendes, hablo del cuerpo que acompaña al alma del poema.
Recibe un gran abrazo, apretado y silencioso, de tu amiga Emilce.

Anonymous said...

¡Que poema!, llega profundamente al alma,Gracias Marta. No lo quiero olvidar nunca.
Jose Manuel.

Griselda said...

Un hermoso poema con palabras profundas que nutren el alma, Marta.
Un cariñoso saludo.
Griselda

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA said...

Marta: Ser colombiana ya es una virtud que a mis ojos te engalana, tu residencia reciente es un aditamento para lo que eres hoy... Gracias por el contacto, llegué a ti referenciado por una poeta sucreña que dijo algo de ti en su BLOG. etc., etc., etc.

Ese "una pregunta sin respuesta en las manos" lo senti y sobre ello hic euna poesía cuando mi madre estaba en le quirófabo y yo afuera esperaba noticias. ¡Ella es la cas! Sin ella, la casa no existe

Estará entre mis BLOGS preferidos y puedo ser tu colaborador si así lo quieres (Ver referencias en mi BLOG)

Un abrazo desde Medellín con nostalgia de mar samario

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA said...

Marta:

Te cuento que mi amiga Beatriz, http://rayandoenborrador.blogspot.com, poeta chilena, me invitó a compartir un desafío. Ahora yo te invito a ti a hacerlo.

!Vamos! Son sólo 6 cosas que, sin tener gran importancia, valoramos.

Mira en mi blog: http://poesia-letras.blogspot.com, y diculpa si me entrometo en tu BLOG "tan serio"